martes, 6 de diciembre de 2016

Cordero, el héroe de la semifinal

Las imágenes del partido revancha con Belgrano siguen dando vueltas, eso sí con una visión más analítica y con la tranquilidad de la clasificación a la gran final por el ascenso 3. El cabezazo de Bruselario que manoteó Marcos Cordero y dio en el travesaño y la definición por penales, donde el "1" se lo atajó al mismo jugador, son momentos distintivos de la semifinal. En diálogo con LA OPINION, el joven arquero benhurense describió que "la primera sensación fue de alegría y felicidad por haber obtenido el pase a la final. Hay muchos chicos que venimos hace tres o cuatro años jugando y no se nos estaban dando los resultados como queríamos. Y con mucho esfuerzo, no jugando tan bien como pretendíamos, pero con sacrificio, logramos acceder a la ansiada final. Ahora hay que ponerse en la mente ir por el gran objetivo". Al Lobo le costó mucho el partido, sus principales virtudes estuvieron del medio hacia atrás, y por eso la definición por penales fue por decantación. Algo para lo que Cordero se había preparado. "La verdad, yo particularmente pensé que lo íbamos a ganar en los 90 minutos. Con el tridente ofensivo que tenemos, esperaba que el resultado fuera distinto. Pero uno siempre tiene que estar preparado, durante la semana utilicé esa herramienta valiosa que es internet. Miré los videos de las definiciones por penales de Belgrano en el semestre anterior, tanto con San Jorge como Rivadavia de Lincoln, y allí extraje la información que me fue muy útil, sobre todo con el remate de Bruselario". El guardavalla coincidió también en que "la pelota del cabezazo fue la más complicada. No me la esperaba y gracias a Dios pude reaccionar y evitar lo que hubiera sido creo yo la eliminación, porque faltaba muy poco. Siendo autocrítico, no se jugó como pretendíamos y en ese momento era más importante seguir con el cero en el arco, y tratar de aprovechar la pelota parada o con alguna individualidad hacer la diferencia".
SIN PREFERENCIAS
A Ben Hur le tocará recibir primero a Mandiyú y buscar la gloria de visitante. Consultado sobre si tenía preferencias por esta situación o a la inversa, manifestó que "para mí es prácticamente lo mismo. Creo que por ahí cuando vos definís de local, no necesariamente pero a muchos equipos le pasa, sienten la presión de jugar con su gente cuando el resultado no le es favorable o no pueden abrir el marcador. Así que tenemos que estar tranquilos, tratar de hacer una diferencia como lo hicimos con Achirense, y luego de visitante, con un resultado positivo, el rival va a sentir la presión de la gente y ahí debemos estar atentos para capitalizarlo.
A LAS PUERTAS DE LA GLORIA
Jugar una final luego de 11 años lleva implícito distintas sensaciones en la gente benhurense. Y Marcos, surgido del riñón del Club, lógicamente no es la excepción: "Yo creo que sí, tanto el plantel, como cuerpo técnico y toda la gente que representa al Club está muy ansiosa y contenta de lograr este objetivo. Como decís, hace once años que no ingresaba a una etapa final de un torneo Federal. A uno lo potencia mucho tener la chance de quedar en la historia, al lado de lo que fueron Daniel Bertoya (arquero del ascenso a la B Nacional) y Paco Gerold (ya fallecido, arquero del ascenso al Argentino A). Hay que dejar la vida y un poco más para poder lograr el objetivo que tenemos entre todos". 
COMO UNA REVANCHA
En el torneo pasado, fue dolorosa la eliminación en San Juan contra Sp. Desamparados, para Cordero y gran parte que permanece del plantel. Esta final alcanzada es como un desahogo. "Yo creo que sí, la verdad que me había dolido un poco quedar afuera en San Juan porque no lo merecíamos y menos de esa manera. Pero gracias a Dios este es un deporte que da revancha y la tuvimos. El plantel está muy contento y feliz de estar en esta instancia y la quiere aprovechar. Y la va a aprovechar". Finalmente, entre las virtudes que han llevado a este momento, coincidió en la fortaleza del bloque defensivo. El Lobo lleva ocho partidos invicto, en los cuales solo le convirtieron 3 goles (2 Coronel Aguirre y el otro Achirense). Además, BH completó su tercer encuentro consecutivo con la valla invicta. En tal sentido afirmó que "la clave fue que nos conviertan poco, haber mantenido el arco en cero, tener una solidez defensiva y que el tridente ofensivo golpee en los momentos justos. En los dos últimos partidos no pudimos convertir, pero con una delantera de la jerarquía que tenemos podemos desnivelar y sacar diferencias".

FUENTE: La Opinión.

0 comentarios:

Publicar un comentario