lunes, 19 de septiembre de 2016

Fue historia: Cristian Carnero

No quedan dudas que el fútbol de Ben Hur renació a principios de la década del '90. El club comenzaba a dar pasos agigantados tanto en lo institucional como en lo deportivo. Para los que tenemos más de treinta años será difícil de olvidar cuando saltábamos el tapial de calle Ayacucho para colarnos a la cancha del feriado los equipos que conquistaron los torneos de la Liga Rafaelina en aquella época. El primero de ellos, el de 1992, conseguiría cortar una sequía de 25 años -no contando el torneo “Definición” del '76- sin títulos ganando el “Clasificación” y el “Absoluto”. Luego, en los siguientes dos años, llegarían otro campeonato “Clasificación” y un “Clausura”. De la mano de Reynaldo Volken, el Lobo incursionaría por primera vez en el fútbol nacional participando del Torneo del Interior 93/94. Con un grupo que conjugaba experiencia y juventud, la BH dejaría una muy buena impresión en el campeonato regional donde Gimnasia de Concepción del Uruguay sería el verdugo que le privaría a Ben Hur de continuar en la competencia. El Negro Barraza, Fabián Giordano, Pascual Alastuey, Roberto Fornés, Malacho Soltermam, Iván Delfino, Diego Dunky y Gaby Veronesse, eran algunos de los nombres que comenzarían a poner al Lobo en el mapa futbolístico nacional. El Lobo era protagonista de cada certámen y en 1995 comenzaría a gestarse el plantel que daría el gran salto para conquistar el Torneo Argentino “B” 96/97. ¿Para qué joraca sirve todo lo explicado anteriormente? Para poner en contexto y justificar la presencia de nuestro nuevo homenajeado: Cristian Gabriel Carnero. Es que el Chueco, y no había que ser muy vivo para darse cuenta del por qué del apodo, fue integrante del conjunto campeón del Torneo “Clasificación” 1995 de la Liga Rafaelina. Ese torneo sólo duró una rueda y la BH lo obtuvo en un mano a mano para el infarto con Atlético, al que derrotaría en un desempate. La cuestión es que los libros de historia (?) omiten la presencia del delantero, nacido en Sunchales en 1972, en el equipo que comandó Héctor Rudi Viotti. Los registros hablan de su surgimiento en Atlético en 1993 y dan un salto de página hasta su llegada a Belgrano de Córdoba en 1996. Nadie explica que pasó en el medio. Nosotros sí (?). A principios del '95, el bigotón La Volpe Viotti arribaría a barrio Parque Ilolay por primera vez, tras dejar su querido Argentino Quilmes. Pero este no seria el único desembarco. Con él llegaría también, procedente de la Crema, Cristian Carnero, sin lugar en el equipo liguista de Víctor Bottaniz. A base de goles, el Chueco se ganaría un lugar entre los titulares y haría una dupla mortífera con un ya consolidado Negro Barraza. Sin demasiada habilidad ni virtuosismo, el sunchalense se destacaba por su gran olfato goleador que lo llevaba a tener un extraordinario sentido de la ubicación para definir en el arco rival. Su tarde más destacada sería el domingo 18 de junio, cuando anotaría un hat-trick a Libertad en una goleada de local por 5 a 1. Ese día, Ben Hur formó con Paco Gerold en la valla; el Chivo Mansilla, Dante Fontana, Vitarelli y Gaby Veronesse en el fondo; Toro Quiróz, Pachi Isaurralde -padre-, Malacho Soltermam y Centurión en el medio; el Chueco y Barraza adelante. Carnero sería letal para el cañonero ya que a los diez segundos de iniciado el encuentro, marcaría el primer tanto del partido. A los catorce de ese primer tiempo metería el segundo y sentenciaría la goleada a los veintiséis del complemento para liquidar a Rosso, arquero del aurinegro. El delantero sería una de las figuras del campeonato y, como la Liga llegaría a su fin a mediados de año, armó las valijas y aceptó el ofrecimiento de Ferrocarril de Concordia para jugar el Argentino “A” 95/96. Con él iría también el Negro Barraza, pero Gustavo sólo se entrenaría un par de meses en Entre Ríos debido a que no llegarían a un acuerdo por el préstamo los dirigentes de ambas instituciones. Mientras nuestro homenajeado convertía goles junto a Cristian Jeandet al márgen del río Uruguay, el Gato Alessiato reemplazaría, por unos pocos meses, a Rudi Viotti que asumiría el equipo liguista de Atlético. Ben Hur se consagraría campeón del torneo Provincial en el primer semestre de 1996 y el Chueco sólo pelearía por la permanencia con el conjunto entrerriano. De todas maneras, Carnero tuvo una buena producción y Pedro Marchetta se lo llevó a Belgrano para disputar la “B” Nacional. A partir de allí, la historia del sunchalense es bastante conocida. Transitaría varios años en la Docta, incluso jugando en la Primera División del fútbol argentino y después arrancaría un extenso periplo por Arsenal, Godoy Cruz y el fútbol ecuatoriano. En 2007 retornaría al fútbol doméstico. Y lo curioso es que sería en la “B” Nacional, primero con Almagro y después con Tiro Federal de Rosario, que volvería a cruzarse con Ben Hur. El sábado 19 de mayo de 2007, con la casaca del Tricolor, el Chueco pisaría el césped del estadio Parque después de doce años. Se saludaría con el bigotón Viotti, técnico interino del Lobo, y pasaría inadvertido en la victoria de su equipo por la mínima. La BH tambaleaba en la segunda categoría y muy pocos le darían bola al regreso del sunchalense. Un año después, el 15 de febrero para ser precisos, Carnero nuevamente estaría en Rafaela. Esta vez, con los colores del elenco rosarino, Ben Hur entonces conducido por el Ruso Zielinski derrotaría al Tigre de Ludueña con gol del Tano Vella. Sus útimos cartuchos los gastaría en Racing de Córdoba y General Paz Juniors, retirándose en el año 2010 tras una apretada de la barra (?) del Poeta. Así fue la historia de este goleador que pasó fugazmente por barrio Parque Ilolay, en una época gloriosa para la historia benhurense.

0 comentarios:

Publicar un comentario