miércoles, 12 de julio de 2017

Editorial: Comienzo desconcertante

Quizás lo que más bronca cause de la derrota del sábado no haya sido tanto el resultado y/o el rival, esa pobre gente no merece demasiada importancia, sino el rendimiento del equipo. En cambio, la sensación que más se reflejó en el hincha al término del partido fue la preocupación por lo mostrado de cara al futuro. Ben Hur fue una sombra respecto al proceso que viene liderando Gustavo Barraza desde hace un año y medio. La propuesta de un equipo ofensivo, juegue donde juegue, dejando como actores de reparto a los contrincantes de turno pareció quedar en el olvido. Es cierto, cambiaron varios intérpretes. No es lo mismo un Jonathan López o un Nico Monje que algunos de los refuerzos apenas arribados, teniendo en cuenta que éstos últimos todavía se encuentran en un período de adaptación lógico. Pero lo anteriormente expuesto tiene relación con un plantel que, en líneas generales, se mantuvo casi inalterable entre el final del pasado Federal "B" y el inicio de este. Además se continuó en ritmo de competencia, disputando la Copa Argentina y la Liga Rafaelina con un nivel altísimo. Sin embargo, este cambio de postura ya había comenzado a verse algunas semanas atrás en la serie ante Florida por Copa Santa Fe (y por qué no ante el Feriado en la consagración liguista), donde el equipo nunca pudo encontrarle la vuelta a su oponente ni tampoco desarrollar su propuesta. Increíblemente, la alineación que ganó de punta a punta el torneo casero se vio alterada dándole espacio a algunos jugadores recién llegados para que se vayan acoplando. Algo entendible. Éstos muchachos lejos estuvieron de exhibir un aceptable nivel. Buenanueva se hizo expulsar tontamente en Clucellas apenas iniciado el partido y por su carril izquierdo los rivales estuvieron muy cómodos para atacar; Montero y Udrizard, los que más minutos jugaron, tampoco mostraron demasiado. Salmerón, saliendo desde el banco de relevos, menos aún que los anteriores. Torres ni siquiera debutó por estar lesionado. La pregunta, obvia, que resulta es la siguiente: ¿Por qué traer cinco "refuerzos" -al Tanque no lo contamos por su pasado reciente en BH- medio pelo y no uno o dos de jerarquía comprobable? Ninguno es más que varios juveniles que venían teniendo minutos en Liga Rafaelina. El sábado en el Germán Soltermam, uno intrerpreta que el Lobo superpobló el mediocampo para obtener la posesión del balón y manejar el ritmo del juego. Nada de eso sucedió. El trámite fue todo del local y Ben Hur pareció especular con lo que proponía el elenco de Barbero. Algo que muy pocas veces se vio desde que el Negro está en barrio Parque Ilolay. La BH sólo se decidió a llevar peligro después de estar abajo en el marcador, cuando la desesperación y el nerviosismo obnubilaban las escasas ideas ofensivas del equipo. Para agravar la situación, Pautasso, Weissen, Izaguirre y Laucha Carrizo arrastran lesiones de diversos grados. Un panorama complicado pero que, a la vez, es muy temprano para sacar conclusiones definitivas. Que la impaciencia no nos devore. El domingo se tendrá la posibilidad de revertir este presente inesperado, ante ADIUR, un equipo que el año pasado peleó la permanencia y que esta temporada arrancó con un triunfo resonante. El Federal "B" es una caja de sorpresas y cualquiera puede vencer a cualquiera, está claro. Este año el torneo se presenta más complicado, con sólo dos lugares para clasificar a los playoffs en una zona de diez. Para no perder terreno desde temprano, será clave un triunfo ante los rosarinos para recuperar, sobre todo, la confianza y la motivación de un plantel que siempre tuvo las ideas claras (y el objetivo de ascender).

0 comentarios:

Publicar un comentario