lunes, 26 de junio de 2017

Sin dejar dudas: Campeón invicto

En el marco de la última fecha del Torneo Apertura de la Liga Rafaelina de Fútbol, ayer por la tarde en el estadio Parque del barrio Ilolay, Ben Hur se consagró campeón luego de vencer 3 a 1 a 9 de Julio en un duelo donde el León terminó siendo juez de la definición ya que, por haber llegado sin chances matemáticas, Unión de Sunchales como único escolta disputó en simultáneo su compromiso ante La Hidráulica en Frontera donde no pudo quedarse con la victoria obligada que hubiese estirado la historia a un partido de desempate en cancha neutral. Los goles de la tarde en Rafaela fueron convertidos por Juan José Weissen y dos de Matías González, todo en el segundo tiempo. De este modo, el equipo de Gustavo Barraza, que como dato saliente se queda con esta presea como entrenador de la BH del mismo modo que la consiguió en su etapa como jugador, vuelve a coronarse en la competencia doméstica luego de 3 años cuando en 2014 también se había quedado con el mismo torneo, sumando en total 16 trofeos locales a sus vitrinas, sin contar los logros del 77´, 78´ y 82´ donde obtuvo la Copa Challenger "Frenquelli".
El partido
La ansiedad por cerrar un torneo histórico, donde Ben Hur se arrima al partido como único líder e invicto producto de 10 victorias y apenas 2 empates acumulando 32 puntos, 3 más que Unión, sin duda jugaban un papel importante en la previa y en el durante ya que adelante se paró nada menos que uno de los clásicos rivales del Lobo como 9 de Julio, quien se mantuvo en la pelea hasta último momento, llegaba con intenciones de arruinarle la fiesta en su propia casa. Las primeras intenciones de la tarde fueron de los hombres de Barbero que insistieron en el inicio por la banda derecha con Muñóz y Boiero como ejes de ataque. La primera más clara llegó para la visita. Luciano Kummer no pudo despegar por el sol y el viento en contra y terminó por habilitar a Kevin Muñóz que se metió en el área y buscó a Boiero que con poco espacio definió sobre Cordero. En la inmediata otra vez Kevin probó de afuera ante el seguro arquero local que contuvo sin problemas. Ben Hur respondió con una pelota detenida que cayó llovida al área de Maina. El arquero dudó mucho en salir y con riesgo por el segundo palo se arrimó Matías Caballero que no pudo conectar cómodo con destino de red. El partido, ya promediando la primera parte se hacía monótono y mal jugado. El viento era protagonista y no sobraban las ideas en ninguno de los dos. Hasta que a los 33´, Luis Boiero se la peinó a Muñoz que llegó a puntearla sobre el cierre de Kummer que quedó desairado viendo la definición del delantero juliense para pasar a ganar el partido. En la respuesta del local, Mathier ganó la cuerda por derecha y llegando al final del campo tiró un centro preciso para el solitario Izaguirre que de palomita se devoró de manera insólita el gol del empate. A partir de allí empezó otro partido. Más abierto y de ida y vuelta aunque por eso no mejor jugado. A poco del final, a los 43´, se dio una situación como menos increíble. Muñóz acusó un golpe de Besaccia que nunca existió y Juan Pablo Rodríguez buscó justicia por cuenta propia atropellando al jugador de Ben Hur y a Franco Ceballos que inmediatamente le mostró atinadamente la tarjeta roja dejando a su equipo con uno menos cuando mejor estaba para que juegue los últimos instantes.
El complemento
El segundo tiempo no pudo empezar mejor para Ben Hur. Barraza mandó a cancha a Juan José Weissen por Caballero y en el primer avance del complemento, en apenas 30 segundos, Pavetti tiró el centro para que el delantero de cabeza ponga el empate en el primer contacto con la pelota en su vuelta tras la lesión. Luego de eso fueron minutos de letargo en el partido donde no pasaba absolutamente nada. Salvo por algún que otro remate de media distancia que fueron bien controlados por los arqueros. Pero a los 19´ llegó un nuevo quiebre. Maximiliano Aguilar se barrió desde atrás y Ceballos entendió que era pasible de amonestación, por lo que debió ser expulsado por doble amarilla. El León se quedaba con 9 jugadores y 3 minutos más tarde Ben Hur comenzaría a sentenciar la historia. Matías González ejecutó un tiro libre en 45 grados en terreno ajeno y el balón se cerró con mucho efecto potenciado por el rebote en la tierra que Maina no pudo controlar luego del roce en Izaguirre que dio vuelta el resultado aunque finalmente le convalidaron el tanto al primero de los futbolistas. A 13´ del final, otra vez González, con algo de complicidad rival, puso el 3 a 1 con el que se consumió el acto y con el que el delantero alcanzó a Kevin Muñóz en la tabla de goleadores. Los últimos minutos fueron de control del Lobo y de desesperación en el León que jugó algo nervioso y siempre al límite. El pitazo final de Franco Ceballos generó la locura y la algarabía en todo el equipo y en la gente que se acercó en buen número al estadio Parque. Luego de 3 años Ben Hur se consagró campeón en el torneo doméstico y estiró el bueno momento que de la mano de Gustavo Barraza viene hilvanando desde hace casi un año y medio, con el agregado esta vez, de que alcanzó el lauro manteniéndose invicto.

FUENTE: Castellanos.

0 comentarios:

Publicar un comentario